lunes, 6 de mayo de 2013

El Nombre de la Rosa




Primero, quiero comenzar aclarando que no me generaba mucho entusiasmo la idea de leer este libro, pues fue un trabajo estudiantil (Por lo general me disgusta la clase de libros que los profesores suelen asignar.)

“El Nombre de la Rosa” es una novela cargada con alto contenido cultural, que trata de un sinnúmero de temas, que aunque poco conocidos para el público general, no dejan de ser interesantes; sumado a esto, no se necesita ser un erudito en cuanto a las cuestiones sociopolíticas y costumbres de la época, así como tampoco se necesita serlo para desenvolverse en la trama y comprender la psique de los personajes.

Pero para lo que sí se necesita un poco de conocimiento, es para descifrar la innumerable cantidad de frases en diferentes idiomas,
que aunque en su mayor parte era latín, también se hallaban fragmentos en alemán, italiano y francés. 


Esta novela es fiel a muchos aspectos históricos, como la inquisición y los personajes reales que estaban incluídos textual o metatextualmente.

En el contexto histórico de esta novela, el futuro se torna obscuro para todo aquel que quiera cuestionar a la “Sabiduría divina” y a la iglesia. La gran mayoría de personajes citados en esta fueron miembros del clero, incluyendo a Guillermo, nuestro protagonista, quién fue un antiguo inquisidor. Sin embargo, en él se pueden observar tendencias agnósticas, crítica hacia el extremismo de los clérigos y clara evidencia de pensamiento y método científico.

Además, es fácil hacer un paralelo entre las novelas de Sir Arthur Conan Doyle con El Nombre de La Rosa, pues Guillermo de Baskerville es muy similar a Sherlock Holmes, tanto física, como psicológicamente; presenta una descripción muy similar a la que hacen de Sherlock en alguna de las novelas; sumada a esta similitud, está Adso, su acompañante; este dúo se convierte pues, en un dúo muy similar al de Doyle en sus conocidas novelas. Sin mencionar que el apellido de nuestro protagonista, “Baskerville”, es muy similar a una de las novelas del ya mencionado autor: “Sherlock Holmes y el sabueso de los Baskerville”

En general, leer este libro se hace muy agradable, recomendado para los amantes del relato policiaco.